anciano mano,

Carta al personal de las Residencias de la Fundación Gracia y Paz

Ante la situación de pandemia que vivimos, la presidente de la Fundación Gracia y Paz María del Carmen Flores Atanet, envió una carta de reconicimiento y apoyo al personal de las residencias de la Fundación que transcribimos:

 

Buenos y esperanzadores días a todas las personas que formamos parte de la gran familia de Gracia y Paz.

Quisiera, en nombre de los Patronos de la Fundación y en el mío propio, y ante la no recomendable idea de hacerlo personalmente, (por razones obvias de edad y posible contagio), tratar de transmitiros un mensaje de aliento y esperanza en estos días que a todos nos ha tocado vivir, y muy especialmente a los que estáis en la brega diaria, desempeñando vuestro trabajo con abnegación y a veces sacrificio, en beneficio de aquellos que más lo necesitan siempre, y ahora mucho más: nuestros ancianos residentes en los centros de Gracia y Paz.

Cuidarlos, sabemos que lo hacéis con el cariño que siempre habéis demostrado hacia ellos y también cuidaros vosotros, sois el pilar fundamental para poder llevar esta labor a buen fin.

Poco más puedo deciros. Conocemos diariamente las vicisitudes por las que estáis pasando, a través de vuestras directoras y esperamos que esta situación no se prolongue demasiado y que nos afecte lo menos posible a todos.

Como despedida os incluyo un fragmento de una obra de Antonio Gala.

“van con la mano tendida por donde vayan, tan faltos de cariño se hallan, y buscan antes que nada el beso, la caricia en que apoyarse, la mirada afectuosa, una sonrisa… Los viejos son mi droga. Un poco de sensibilidad basta para engancharse a ellos. Voy por la calle a veces y me digo: Mira esos viejos que bien andan, que monos son, ojalá los tuviéramos en La Misericordia”. (en Gracia y Paz)

“Las afueras de Dios” Antonio Gala

Que sigáis bien.

 Menchu.